Curas, monjas y santos…


Monja sexi

Cura católico es alguien a quien los niños llaman “padre”, excepto sus propios niños, que lo llaman “tío”.

Una monja estaba de consulta con el médico.
– Doctor, a nosotras las monjas nos pasa algo muy raro…
– A ver. ¿De que se trata?
– Cada vez que nos da la regla, nos salen unas estampillas…
– ¿Unas estampillas?
– Si. Raro ¿verdad?
– Pero no entiendo. ¿Unas estampillas dijo usted? ¿Unas estampillas? ¿Así como de correo?
– Si. Asi como usted escuchó. Unas estampillas. Así como de correo…
– Pero eso no es posible. ¿Está usted segura?
– ¡Claro! ¡Como que soy monja! Unas estampillas así como de correo…
– Bueno pero… ¿Podría alguna de ustedes mostrarme una de esas estampillas?
– ¡Por supuesto! La próxima vez que me dé la regla traeré una de esas estampillas…

Varios días después regresó la monja y mostró al doctor lo siguiente:
Chiquita Banana

Cristiano: – ¡Quieres obligarme a hacer cosas contrarias a mi religión!
Ateo: – No es cierto, solo quiero que dejes de meterte en mi vida.
Cristiano: – ¡De eso precisamente estoy hablando!

Una chica se confiesa:
– Padre, me confieso que ayer me tiré al cura de la parroquia de al lado. ¿Es eso pecado padre?
– Claro hija, eso es pecado porque tu perteneces a esta parroquia.

– Era una iglesia que estaba tan lejos tan lejos, que no iba ni dios.
– Era un cura tan bruto, tan bruto que en vez de dar ostias daba patadas.
– Era una iglesia tan estrecha tan estrecha, que Cristo en vez de estar crucificado estaba ahorcado.

Después de misa, tres jóvenes miembros de la congregación se reúnen a la salida y empiezan a presentarse entre ellos:
– Me llamo Pablo, pero no soy apóstol.
– Me llamo Pedro, pero no soy santo.
– Bueno, mi nombre es María, y no sé qué decir…

– ¿Por qué el Papa es el trabajador mas feliz del mundo?…
– Porque todas las mañanas lo primero que hace es ver a su jefe crucificado.

Un señor llega a la iglesia y de inmediato va a confesarse:
– Padre, necesito que me ayude, porque he pecado.
– Que pecado has cometido hijo?
– Ayer, en la playa, le he tocado la teta a mi novia.
– Y dime hijo, ¿se la tocaste por encima del traje de baño o por debajo?
– Por encima.
– Sos un boludo, la penitencia era la misma

Un misionero está en plena selva y se encuentra de repente con un león que estaba casi muerto de hambre. El misionero se asusta y se pone de rodillas, empezando a rezar dice:
– ¡Padre, infunde a este pobre león sentimientos cristianos!.
Y de buenas a primeras el león se pone de rodillas, diciendo:
– ¡Padre, bendice éstos alimentos que voy a recibir …!

Va un crío a confesarse y dice:
– Padre, quiero confesar que la otra noche estaba en el parque jugando con mi linterna y alumbré a dos personas que hacían el amor.
Y salta el cura:
– Así que tú eras el majadero de la linternita.

Dos monjas encargadas de hacer la compra en un convento de clausura, salen con el coche del convento y al doblar la esquina se encuentran con una pareja de la guardia civil de tráfico. Uno de ellos las hace señales de parar, mientras el otro se desbotona la bragueta, y una de las monjas dice:
– ¡Vaya hombre, otra vez la prueba del alcohol!.

Dos curas hablando:
– Padre Damián, y con todos estos últimos cambios en la Iglesia, cree usted que llegaremos a ver a los curas casados?
– Nosotros no, pero nuestros hijos si.

Una mujer esta buscando una capilla en la que según la tradición muchas mujeres que parecen estériles van a rezar allí y se curan de su problema. La mujer en cuestión ve la puerta de un convento y llama:
– ¿Sí? Es aquí donde con un Ave María una se puede quedar embarazada?
– No, eso es con el Padre Nuestro, pero ahora esta de vacaciones.

– ¿Por qué Jesús dejó de caminar sobre las aguas?
– Porque ahora tiene agujeros en los pies.

– Señor cura, ¿aquí apartan las mujeres del mal?.
– Si, hijo mío.
– Pues apárteme dos para el sábado por la noche.

Una joven llega a la iglesia con un exagerado escote al frente. El padre la detiene en la entrada y le dice:
– ¡Señorita, no puede entrar así a la iglesia!
– ¡¿Por qué no?! -dice ella, indignada- ¡Yo tengo el Derecho Divino!
– Y el izquierdo también, pero así no puede entrar…

– ¿A vos te parece bien que los curas se casen?
– Si, claro. Si ellos se quieren…

La hermana María va al doctor del convento porque tiene un hipo increíble:
– Hip!, hip! hip! ¿Tiene algo para el hipo?
– Déjeme que la examine! ¡Pero hermana María, usted esta embarazada!
La monja sale corriendo, al cabo de un rato viene la superiora.
– ¿Usted le ha dicho a la hermana María que esta embarazada?
– Si, pero no es cierto, solo era para que se llevase un susto y se le quitara el hipo.
– Pues el susto se lo ha llevado el cura y se ha tirado desde el campanario.

Bill Clinton y el papa Francisco se mueren. Por equivocación manda san Pedro al papa Francisco al infierno y a Bill Clnton al cielo. Pero luego de darse cuenta, corrige san Pedro el error y manda a Bill Clinton al infierno y al papa Francisco lo manda a subir al cielo. A medio camino, el uno para abajo y el otro para arriba, se encuentran los dos personajes y entonces intercambian algunas palabras:
– ¡Ay! -dice el papa Francisco- Me muero por ver a la virgen María…
– María ya no es virgen -contesta Bill Clinton.

– Hijo, ya eres un niño grande y no puedes seguir creyendo en un señor con barba blanca que vive en el Polo Norte y te trae regalos en navidad… Ahora debes hacer como yo, tu papá, debes creer en un señor con barba blanca que vive en el cielo y hace milagros. A eso se le llama MADURAR. ¿Entendiste?

Ciencia y religión

Una pregunta al lector: ¿Se nota que soy ateo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s